GEFOR
Galería de imágenes:
Adenovirus
Home Quienes somos FAQs Estatutos Fotos Consensos Novedades Buzón de contacto Links Encuestas Residentes Becarios Docencia Socios Colaboradores
SEIMC

Adenovirus:

Adenoviridae, Adenovirus. Los adenovirus son virus de tamaño pequeño (90 - 100 nm), sin envoltura, de 16 lados, con ADN de doble cadena. Hay 49 tipo inmunológicamente distintos (en 6 subgéneros: nombrados del A al F) que pueden causar enfermedad en los seres humanos.

Distribución geográfica: Presente en todo el mundo. Son generalmente estables contra agentes químicos o físicos, y en condiciones de pH adversas, pueden sobrevivir tiempo prolongado fuera del cuerpo. Reservorio: humano. No tiene vector. La transmisión es por contacto directo, fecal-oral, y ocasionalmente mediante agua.

Período de incubación: De 4 a 12 días.

Clínica: Principalmente causan una enfermedad respiratoria; sin embargo, también pueden causar otras enfermedades como gastroenteritis, conjuntivitis, cistitis hemorrágicas, meningoencefalitis y lesiones cutáneas, dependiendo del serotipo de adenovirus que causa la infección. Los síntomas respiratorios varían entre un resfriado común a una neumonía, tos perruna y bronquitis. Enfermedades de transmisión sexual como úlcera genital, cervicitis y uretritis. También puede provocar enteritis o hepatitis fulminante. Los pacientes con mayor riesgo de complicaciones graves son los inmunocomprometidos. La Enfermedad Respiratoria Aguda (ERA), puede ocurrir en condiciones de estrés y hacinamiento donde se transmite el virus (Se asocia sobre todo a serotipos 4 y 7)

Diagnóstico:

a) Serología o cultivo para aislamiento viral, detección antigénica, fluorescencia directa de las secreciones, amplificación del ácido nucleico y pruebas de reacción en cadena de polimerasa, pueden utilizarse para identificar infecciones por adenovirus.
b) La inhibición-hemaglutinación y/o neutralización con antisueros específicos a los tipos de adenovirus se utiliza para el tipaje de la infección.
c) El adenovirus puede ser excretado durante largos períodos, por lo que la presencia del virus no siempre significa la presencia de la enfermedad.

Tratamiento: Sintomático. Normalmente son infecciones leves que no precisan tratamiento. Debido a que no hay tratamiento específico para el virus, las enfermedades por adenovirus graves pueden ser manejadas sólo tratando los síntomas, y las complicaciones de la infección

Prevención y control: Algunos tipo son capaces de establecer infecciones persistentes y asintomáticas en las amígdalas, adenoides e intestinos de huéspedes infectados; y el virus puede ser eliminado durante meses o años. Se ha podido demostrar que algunos adenovirus (como los serotipos 1,2,5 y 6), son endémicos de partes del mundo y la infección es adquirida en la niñez. Otros tipos causan infección esporádica o brotes ocasionales; por ejemplo la queratoconjuntivitis epidémica es asociada con los adenovirus de los serotipos 8,19 y 37. Las epidemias de enfermedad febril con conjuntivitis se asocian a una transmisión por el agua en piscinas poco cloradas y lagos. Los adenovirus entéricos 40 y 41 causan gastroenteritis, usualmente en niños. Para algunos serotipos el espectro clínico de enfermedad asociada varía dependiendo del sitio de la infección (Ej: el adenovirus tipo 7 adquirido por vía inhalatoria se asocia con enfermedad grave del tracto respiratorio bajo, mientras que la transmisión oral del mismo virus causa enfermedad leve, o no causa enfermedad alguna). Los brotes de enfermedad respiratoria asociados al adenovirus ocurren más frecuentemente al final del invierno, primavera y comienzos del verano, aunque pueden darse en cualquier época del año. Se han ensayado vacunas para algunos serotipos (como el 4 y el 7), se utilizaron para prevenir la ERA entre soldados en zonas de alta incidencia. La atención estricta a buenas prácticas de control de infecciones es efectiva para detener los brotes nosocomiales de enfermedad asociada al adenovirus, tal como la queratoconjuntivitis epidémica. El mantenimiento de niveles adecuados de cloración en las aguas es necesario para prevenir los brotes de conjuntivitis por adenovirus asociados con piscinas.


La difusión del conocimiento científico de este sitio web así como su gestión y mantenimiento es posible gracias a la publicidad en ella contenida.


© GEFOR Junio 2011

La información proporcionada por GEFOR ha sido planteada para apoyar, no reemplazar,
la relación que existe entre un paciente / visitante de este sitio web y su médico