GEFOR
Galería de imágenes y recursos:
Blastocystis hominis

Blastocystis hominis:

1. Clasificación: Protozoo. la clasificación continúa sin resolverse aunque se considera que es un estramenópilo del reino Chromista.

2. Enfermedad: Aunque para muchos autores es no patógeno, numerosos estudios sugieren que puede ser una causa de las molestias abdominales y de diarrea en algunas personas.

3. Distribución geográfica: Mundial.

4. Localización en el huesped: Intestino.

5. Morfología:

Quiste de pared gruesa, esférico o subesférico, que varía en tamaño de 6-40 µm, aunque con más frecuencia los que se encuentran en las heces miden de 5 a 15 µm. En las células epiteliales del intestino hay formas vacuolares que originan microorganismos multivacuolares o ameboides. Las formas multivacuolares dan origen a los prequistes de paredes delgadas; las formas ameboides parecen evolucionar a quistes de pared gruesa. Es característico que estos microorganismos tengan un gran cuerpo central (que visualmente se asemeja a una vacuola) con un margen estrecho de citoplasma que contiene núcleos y cuerpos de inclusión. En frotis fecales con tinción tricrómica, el cuerpo central grande suele tomar un color entre verde y gris, y los cuerpos de inclusión en el citoplasma se tiñen de un color rojo brillante a rojo oscuro.

6. Ciclo vital: No se conoce por completo. varios investigadores comprobaron que la multiplicación se produce por fisión binaria; se describieron otras formas de multiplicación, como la esquizogonia y endodiogenia, pero no han sido observadas o aceptadas universalmente. Los quistes de pared gruesa que se encuentran en las heces parecen infectar a las células epiteliales del intestino, experimentan multiplicación asexual y dan origen a formas multivacuolares y ameboides. Se propuso que los quistes de pared delgada producidos por las formas multivacuolares son responsables de la autoinfección, mientras que los quistes de pared gruesa que se desarrollan a partir de las formas ameboides son extretadas al medio externo. Blastocystis se halla en otros animales, y aunque su modo de transmisión preciso se desconoce, lo más probable es que se cumpla por la vía fecal-oral.

7. Diagnóstico: Demostración de quistes en las heces.

Problemas diagnósticos: Generalmente no plantea dificultades para el diagnóstico; sin embargo, cuando los frotis directos de heces recién emitidas se efectúan con agua corriente en lugar de solución fisiológica, los microorganismos se rompen y se destruyen.

Aún existe controversia acerca de la clasificación y la posible patogenicidad de este microorganismo. Originalmente considerado como una levadura, la evidencia experimental indica que tiene afinidades con los protozoos y que quizás pertenezca al filo Sarcomastigophora, aunque algunos autores sugirieron incluso la creación de un nuevo subfilo, Blastocysta. Análisis filogenéticos recientes de los RNA ribosómicos indican que debería clasificarse entre los estramenópilos, que son una agrupación compleja de protistas unicelulares y multicelulares. Otros microorganismos clasificados en este grupo son las diátomas, los mohos del agua y las algas pardas. La creencia de que Blastocystis es patógeno en algunos individuos se basa en las observaciones de que los pacientes con diarrea, infectados por este microorganismo (solo o en combinación con microorganismos no patógenos), muestran una remisión de los síntomas cuando el tratamiento lo erradica. La infección por Blastocystis sería una zoonosis que tiene lugar tanto entre los seres humanos y los animales como entre los animales y los seres humanos.


Microorganismo típico en heces. Tiene un cuerpo central grande o un área con estructuras semejantes a vacuolas rodeadas por una capa delgada de citoplasma en el cual se encuentran varios cuerpos de inclusión de color oscuro.

Con tinción tricrómica el cuerpo se ve teñido de verde y se ven numerosos cuerpos de inclusión de color rojo en el citoplasma periférico.

Documentos de interés

  • Laboratory Diagnosis of Blastocystis hominis infection. Fuente: Bench Aids. CDC





  • © GEFOR Enero 2013

    La información proporcionada por GEFOR ha sido planteada para apoyar, no reemplazar,
    la relación que existe entre un paciente / visitante de este sitio web y su médico