GEFOR
Galería de imágenes clínicas:
Erisipela
Home Quienes somos FAQs Estatutos Fotos Consensos Novedades Buzón de contacto Links Encuestas Residentes Becarios Docencia Socios Colaboradores
SEIMC

Erisipela:

La erisipela es una infección bacteriana que afecta a la dermis y porción superficial del tejido celular subcutáneo.

Etiología: El principal causante de la erisipela es el Streptococcus pyogenes (estreptococo Beta-hemolítico del grupo A). Otros estreptococos, de los grupos B (especialmente en recién nacidos), C y G pueden ser responsables de algunos casos. Aunque se ha aislado Staphylococcus aureus en algunos pacientes con erisipela, su papel etiológico es muy dudoso. En determinadas situaciones especiales (Ej: inmunosupresión) otros agentes microbiológicos pueden ser origen de esta infección.

Características clínicas: Se trata de una placa eritematosa, edematosa, de superficie brillante, dolorosa, caliente, con un borde bien definido y discretamente elevado. En ocasiones pueden aparecer vesículas y ampollas en su superficie de contenido claro o hemorrágico. El cuadro clínico comienza de manera más o menos brusca acompañado de fiebre elevada, malestar general y otros síntomas constitucionales.

Localizaciones más frecuentes: La pierna es la zona más afectada. La cara es la segunda en frecuencia, pero puede presentarse en cualquier superficie cutánea. Suele ser unilateral, si bien, especialmente en la cara, puede observarse bilateralmente. En la erisipela de las piernas no es difícil encontrar pequeñas heridas superficiales, úlceras o lesiones cutáneas de otro tipo (Ej. pie de atleta) en zonas vecinas (dedos, espacios interdigitales, dorso y planta de pies ...) que probablemente actúen como puerta de entrada. En otras localizaciones, como la cara, son más difíciles de identificar.

Es bastante frecuente la presencia de adenopatías regionales y linfangitis. La elevada tasa de recurrencia de la erisipela probablemente es debida a estas linfangitis que terminan dañando seriamente los vasos linfáticos para dejar un linfedema permanente.

Complicaciones:

* Extensión hacia tejidos más profundos: celulitis, fascitis, miositis.
* Formación de abscesos subcutáneos.
* Trombosis de seno cavernoso (Erisipela de la cara)
* Glomerulonefritis aguda postestreptocócica.
* Septicemia

Diagnóstico: El diagnóstico es esencialmente clínico. El diagnóstico bacteriológico es difícil. Para ello se deben obtener muestras de líquido de vesículas si existen, aspiración de la dermis con aguja fina directamente o tras inyección subcutánea de suero salino, o biopsia cutánea. Sin embargo, el cultivo de estas muestras tiene una rentabilidad muy escasa, ya que en la mayoría de las ocasiones es negativo o se encuentra contaminado. No se suele llevar a cabo, al menos de forma rutinaria. La toma de muestras de heridas o lesiones vecinas, sospechosas de intervenir como puerta de entrada, son útiles en una minoría de casos. El cultivo de material obtenido de la superficie cutánea intacta sobre una placa no tiene sentido.

Tratamiento: En casos leves se puede recurrir a cloxacilina oral, penicilina G intramuscular o penicilina V oral. En caso de alergia a la penicilina son eficaces la eritromicina u otros macrólidos (claritromicina, azitromicina). Ante situaciones más graves, cloxacilina o cefalosporinas (ej: cefazolina) por vía intravenosa y en caso de alergia, vancomicina. Los antibióticos tópicos son ineficaces. Es conveniente el reposo relativa.

También son eficaces la amoxicilina-clavulánico y la clindamicina. Si sospechamos estreptococos productores de Beta-lactamasa, cada vez más frecuentes, la cefuroxima y cefotaxima son muy útiles.


La difusión del conocimiento científico de este sitio web así como su gestión y mantenimiento es posible gracias a la publicidad en ella contenida.

Erisipela auricular


© GEFOR Junio 2011

La información proporcionada por GEFOR ha sido planteada para apoyar, no reemplazar,
la relación que existe entre un paciente / visitante de este sitio web y su médico