GEFOR
Galería de imágenes:
Orientia Tsutsugamushi
Home Quienes somos FAQs Estatutos Fotos Consensos Novedades Buzón de contacto Links Encuestas Residentes Becarios Docencia Socios Colaboradores
SEIMC

Orientia Tsutsugamushi:

1. Enfermedades causadas: El tifus de los matorrales es una enfermedad zoonótica causada por Orientia tsutsugamushi

2. Patogenia: El patógeno se transmite por la picadura de las larvas de los ácaros de la familia Trombiculidae, que son a su vez vector y reservorio.

3. Inmunidad: El tifus de los matorrales es típicamente una enfermedad febril inespecífica, su gravedad puede estar influenciada por el estado inmunológico de la persona además de otros factores. El diagnóstico puede ser complicado en zonas donde la enfermedad no ha sido documentada recientemente o en regiones que carecen de la capacidad para la confirmación de laboratorio.

4. Epidemiología: Los roedores (ratas y ratones) de la familia Muridae son los hospedadores habituales de los ácaros y por tanto el apoyo la transmisión de Orientia Tsutsugamushi Los focos geográficos específicos del tifus de los matorrales quedan determinados por la distribución de los ácaros y de los roedores, así como por las interacciones de los ácaros y los roedores con los humanos. Se han informado casos en muchas regiones de Asia y del Pacífico (islas). Las regiones donde la enfermedad es endémica se extienden desde Japón al este de Rusia hacia el sur de Australia y el oeste de Pakistán y Afganistán.

5. Diagnóstico: La enfermedad se desarrolla después de un período de incubación de 6 a 21 días y por lo general comienza con una escara en el sitio de la picadura del chinche. Fiebre, dolor de cabeza, linfadenopatía y mialgias son comunes, y una erupción maculopapular. También pueden estar presentes: Náuseas, vómitos, diarrea, afectación de las vías respiratorias inferiores Otros síntomas que también pueden ocurrir durante el curso clínico prolongado de la enfermedad no tratada: Neumonitis, meningoencefalitis, ictericia, insuficiencia renal y miocarditis

6. Control: Establecer el diagnóstico precozmente así como iniciar el tratamiento antimicrobianos es vital, porque las tasas de mortalidad por tifus de los matorrales sin tratar oscilan entre el 1 y el 30%. Existe un tratamiento eficaz: La doxiciclina. El tratamiento debe comenzar inmediatamente después de la sospecha de la enfermedad, sin esperar la confirmación de laboratorio.


La difusión del conocimiento científico de este sitio web así como su gestión y mantenimiento es posible gracias a la publicidad en ella contenida.

Tinción de Giemsa.
Presencia de bacterias en citoplasma de macrófagos.


© GEFOR Diciembre 2011

La información proporcionada por GEFOR ha sido planteada para apoyar, no reemplazar,
la relación que existe entre un paciente / visitante de este sitio web y su médico