GEFOR Arte
Biografías: Robert Koch
Home Quienes somos FAQs Estatutos Fotos Consensos Novedades Buzón de contacto Links Encuestas Residentes Becarios Docencia Socios Colaboradores
SEIMC 

Robert Koch, con sus numerosos trabajos de investigación, sentó las bases de la microbiología médica moderna.

Desde el punto de vista de las técnicas de laboratorio, aportó medios técnicos más precisos para el examen de las bacterias, como la fijación y la coloración, los medios de cultivo y la fotografía de preparados microscópicos.

El microbiólogo alemán usó por primera vez soluciones de acetato de potasio y bálsamo de Canadá, teñidas con violeta de metilo, marrón de anilina o fucsina. En 1880 Koch logró conseguir un medio sólido y transparente para el cultivo de gérmenes; solidificando líquidos por medio de gelatina.

Estos indudables avances técnicos en las prácticas de laboratorio permitieron a Robert Koch descubrir el bacilo del carbunco y el de la tuberculosis, y en 1883, en el curso de un viaje científico a Egipto, descubrió el vibrio productor del cólera. Con sus investigaciones Koch contribuyó a un mayor conocimiento del paludismo, la peste bubónica, la lepra y la enfermedad del suelo.

                      

Robert Koch (1843-1910)

Koch, nacido en Klausthal en el año 1843, estudió medicina en Gotinga y ejerció durante un tiempo como médico rural. Al estallar la guerra franco-prusiana de 1870, sirvió como cirujano militar; posteriormente obtuvo plaza de médico en la ciudad de Wollstein, y de allí pasó a ejercer la medicina en Breslau.

En ambas ciudades realizó experimentos de laboratorio con sangre de animales muertos a causa del carbunco. Los científicos Chon y Conheim se fijaron en el resultado de sus trabajos y le facilitaron un cargo en el Departamento Imperial de Sanidad de Berlín, en el año 1885. Al año siguiente editó, con la colaboración de Flüge, la revista Higiene y Enfermedades Infecciosas . Fue catedrático de la Universidad de Berlín y fundó el Instituto de Enfermedades Infecciosas. Murió en Baden-Baden en 1910.

En su lucha contra la tuberculosis que azotaba Europa, Koch creyó descubrir un remedio eficaz, la tuberculina . La tuberculina no fue el preparado que podía acabar con la tuberculosis, pero se reveló como un medio altamente eficaz para el diagnóstico precoz de la enfermedad.

Koch contribuyó decisivamente a sentar las bases de la microbiología médica: estableció los llamados postulados de Koch , que siguen siendo perfectamente válidos para conocer si un microorganismo es el causante de una enfermedad determinada. Según estos postulados, el microbio debe encontrarse en todos los casos de la enfermedad, su cultivo ha de ser puro y su inoculación ha de reproducir la enfermedad en los seres susceptibles de sufrirla y, finalmente, el microorganismo debe ser obtenido del animal enfermo y ser desarrollado de nuevo en cultivo puro.

GALERÍA DE IMÁGENES ROBERT KOCH    

Home


© GEFOR Octubre 2006