GEFOR VolverLiteratura
Biografías: Antony van Leeuwenhoek
Enviado por: Mª del Pilar Sanz Poveda
Home Quienes somos FAQs Estatutos Fotos Consensos Novedades Buzón de contacto Links Encuestas Residentes Becarios Docencia Socios Colaboradores
SEIMC 
THOMAS MANN
  ANTONY VAN LEEUWENHOEK (1632-1723)
   



Antony Van Leuuwenhoek


Lo que podía ver.


Microscopio diseñado por Leeuwenhoek

"mi trabajo, el que he hecho durante tanto tiempo, no persiguió beneficiarse de los elogios de los que ahora disfruto, sino principalmente por un deseo de conocimiento, el cual sé que reside en mí más que en otros hombres. Y por eso mismo, siempre que yo descubro algo extraordinario, he pensado que es mi deber escribir mi descubrimiento en un papel, para que todas las personas ingeniosas puedan ser informadas de eso.

Antony van Leeuwenhoek. Carta del 12 de Junio de 1716

Leeuwenhoek, fabricante holandés de microscopios. Pionero en descubrimientos sobre los protozoos, los glóbulos rojos de la sangre, el sistema de capilares y los ciclos vitales de los insectos.

Nacido en Delft el 24 de Octubre de 1632, Leeuwenhoek recibió escasa formación científica. Su padre era fabricante de cestas mientras su madre trabajaba de mesonera. Antony fue educado en un colegio de la ciudad de Warmond, mientras vivía con su tío en Benthuizen. En 1648 fue aprendiz en una tienda de telas. Alrededor de 1654 regresó a Delft, donde pasó el resto de su vida. Se ganó la vida como comerciante de telas, también trabajó como topógrafo, catador de vinos y funcionario. En 1676 fue sirviente de confianza de Jan Vermeer, famoso pintor flamenco que nació el mismo año que Leeuwenhoek y llegaron a ser grandes amigos. Antes de 1668, mientras trabajaba como comerciante y ayudante de cámara de los alguaciles de Delft, construyó como entretenimiento diminutas lentes biconvexas montadas sobre platinas de latón, que se sostenían muy cerca del ojo. A través de ellos podía observar objetos, que montaba sobre la cabeza de un alfiler, ampliándolos hasta trescientas veces (potencia que excedía con mucho la de los primeros microscopios de lentes múltiples).

Se inspiró en una copia ilustrada del libro de Robert Hooke “Micrografía” en el que se describían observaciones microscópicas del propio Hooke.

Leeuwenhoek es conocido por haber hecho alrededor de 500 microscopios, de los cuales menos de 10 han llegado hasta nuestros días.

Los microscopios compuestos (tienen más de una lente) se habían inventado alrededor de 1595, cerca de 40 años antes del nacimiento de Leewenhoek. Varios predecesores y contemporáneos de Leeuwenhoek, destacando a Robert Hooke en Inglaterra y Jan Swammerdam en Holanda, habían construido microscopios compuestos y habían hecho importantes descubrimientos con ellos. Son más parecidos a los actuales. Aunque Leeuwenhoek ha sido llamado el inventor del microscopio esto, en realidad, no es cierto. Por las dificultades en la construcción de los microscopios compuestos sólo alcanzaban 20 o 30 aumentos. Gracias al pulido de las lentes de Leeuwenhoek consiguió aumentar los objetos hasta 300 veces, viendo imágenes claras y brillantes, lo cual no consiguieron hacer sus colegas con los microscopios compuestos.

Gracias a su curiosidad Leeuwenhoek observó todo lo que podía colocar delante de la lente y con cuidado lo describía. Como no dibujaba muy bien contrató a un dibujante que pintaba lo que él veía y lo acompañaba a sus descripciones.

En 1668 confirmó y desarrolló el descubrimiento de la red de capilares del italiano Marcello Malpighi, demostrando cómo circulaban los glóbulos rojos por los capilares de la oreja de un conejo y la membrana interdigital de la pata de una rana. En 1674 realizó la primera descripción precisa de los glóbulos rojos de la sangre. Más tarde observó en el agua de un estanque, el agua de lluvia y la saliva humana, lo que él llamaría animáculos, conocidos en la actualidad como protozoos y bacterias. En 1677 describió los espermatozoos de los insectos y de los seres humanos.

Leeuwenhoek se enfrentó a la teoría, por aquel entonces en vigor, de la generación espontánea demostrando que los gorgojos, las pulgas y los mejillones no surgían espontáneamente a partir de granos de trigo y arena, sino que se desarrollaban a partir de huevos diminutos. Describió el ciclo vital de las hormigas mostrando que las larvas y pupas proceden de huevos. También examinó plantas y tejidos musculares, y describió tres tipos de bacterias: bacilos, cocos y espirilos. Con todo, mantuvo en secreto el arte de construir sus lentes.

En 1673 Leeuwenhoek comenzó a escribir cartas a la recientemente formada Royal Society de Londres describiendo todo lo que veía con sus microscopios. La primera carta contenía información sobre los aguijones de las abejas.

Durante los siguientes 50 años Leeuwenhoek mantuvo correspondencia con la Royal Society. Sus cartas estaban escritas en Holandés y fueron traducidas al inglés y al latín e incluidas en el “Philosophical Transactions of the Royal Society”

En una carta de l7 de Septiembre del 1674 Leeuwenhoek describió observaciones del agua de un lago, incluyendo una magnífica descripción del alga verde charopyta: Spirogyra.

En 1680 fue elegido miembro de la Royal Society, junto a Robert Hooke, Henry Oldenburg, Robert Boyle, Christopher Wren y otros científicos importantes de sus días, aunque nunca acudió a ninguna reunión.

Continuó sus observaciones hasta los últimos días de su vida. Después de su muerte el 30 de Agosto de 1723, el pastor de la nueva iglesia de Delft escribió a la Royal Society:

“...Antony van Leeuwenhoek consideró que lo que es cierto en la filosofía natural puede ser más provechosamente investigado por el método experimental, avalado por la evidencia de los sentidos; por esta razón, gracias a la diligencia y su trabajo sin descanso fabricó sus excelentes lentes, que le ayudaron a descubrir muchos secretos de la Naturaleza”